Evolución histórica de la Economía Mundial

Descargar el Artículo Editable

Para recibir el archivo debes estar suscripto a nuestra web.

 

El objetivo de esta publicación es aportar una mirada general respecto a la evolución histórica de la economía mundial desde la óptica de uno de los inversores más reconocidos y con mayor interés en la historia económica, Ray Dalio.

Para comenzar me parece interesante revisar el concepto de evolución que utiliza este inversor, que podríamos calificar de positivista (hasta bastante darwinista). Nos dice:

La evolución es el movimiento ascendente y tendiente a la mejora que ocurre a raíz de la adaptación y del aprendizaje. En torno a esa evolución hay ciclos que encierran auges y declives relativos. Es como un sacacorchos que punta hacia arriba, pero describe bucles con trayectorias sujetas a oscilaciones.

Ray Dalio en Nuevo Orden Mundial

Agrega además que esa figura del sacacorchos es observable en todos los ámbitos: la riqueza, la política, la biología, la tecnología, la sociología, la filosofía, entre otros.

En definitiva, lo que nos intenta decir Ray es que la evolución está compuesta de ciclos, y que en la economía particularmente, esos ciclos son una constante.

Estos altibajos están dados por períodos de deuda que impulsan fuertemente la economía hacia el desarrollo, y que pueden durar mucho tiempo hasta que, inevitablemente, estos niveles de deuda desbordan el equilibrio y nuevamente se resiente la economía y por tanto la producción. Esto último es especialmente importante, porque la productividad es la vara con la que podemos medir este sentido de la “evolución”.

Es a través de la mejora en la calidad educativa, y la apertura a la innovación que constantemente se buscan nuevos caminos para ser más productivos. Estas mejoras se traducen en mayor esperanza de vida, en mejores productos y por tanto mejor calidad de vida (en términos relativos a la historia por supuesto). Como resultado, nos dice Ray “los gráficos dedicados a todo tipo de cuestiones socioeconómicas suelen mostrar pendientes claramente alcistas“.

Los gráficos que reflejan la evolución económica

Una forma interesante de medir la evolución económica a nivel mundial, aunque no la única por supuesto, es tener en cuenta dos factores muy relevantes:

  • La producción estimada por persona (PIB real per cápita).
  • Y la esperanza de vida.

Estos dos aspectos nos demuestran claramente el crecimiento permanente de la economía mundial. Me animo a decir permanente, pero no lo suficientemente rápido como para ser percibido por los seres humanos, que durante su vida pueden experimentar grandes períodos de recesión.

Tanto el PIB como la esperanza de vida dan tendencias positivas en el largo plazo, y esa la idea central de esta publicación.

A continuación comparto los dos gráficos que sustentan este concepto del libro de Ray Dalio “Nuevo Orden Mundial”, son imágenes escaneadas.

A su vez, y partir de una lectura detenida de ambos gráficos podemos decir que existen claramente dos momentos. Uno anterior al siglo XIX en el que el crecimiento es apenas apreciable, y por lo tanto podríamos decir que es “más lento”. Y un segundo momento posterior, fuertemente marcado por el desarrollo del capitalismo, en el que el crecimiento de productividad y de la esperanza de vida se dispara (salvo excepciones claramente marcadas por las epidemias y las pestes).

Siguiendo el criterio de utilizar la producción para graficar el crecimiento económico, les propongo analizar el siguiente gráfico que corrobora lo expresado anteriormente a partir de otra fuente.

Producción propia en base a W. W. Rostow, The World Economy: History and Prospect, Londres, 1978, apéndices A y B

Como puede observarse siguiendo la línea azul, la producción económica mundial no se resintió ni siquiera en los tres peores períodos del siglo XX: la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión, y sucesivamente la Segunda Guerra Mundial.

Si es posible observar que el comercio se resiente, principalmente a partir de la Gran Depresión pero claramente la tendencia general en el largo plazo es marcadamente alcista.

Hilando más fino, la producción mundial sobrepasa la primera guerra mundial con un crecimiento del 53% en relación al año 1913, y un con 121% luego de la gran depresión y la segunda guerra mundial. ¡No quedan dudas!

Una explicación cualitativa del crecimiento económico

Es muy interesante la lectura econométrica (a mi particularmente me encanta) pero ¿Cómo podemos explicar estos procesos en términos cualitativos? Veamos que nos dice Ray Dalio sobre el crecimiento exponencial de los últimos siglos:

Todo ello vino provocado por una serie de factores que se remontan a la introducción de la imprenta de Gutenberg en Europa, a medidas del siglo XV (la imprenta se había utilizado en China desde algunos siglos antes), lo que a su vez aumentó el conocimiento y la educación disponible para muchas más personas, contribuyendo al Renacimiento, la revolución científica, la Ilustración, la aparición del capitalismo y la Primera Revolución Industrial en el Reino Unido.

Ray Dalio – Nuevo Orden Mundial

Hay que admitir que esta idea es bastante simplista, se basa en un determinismo tecnológico, así como está expresado el capitalismo es producto de una innovación tecnológica: la imprenta.

Claramente esto no es tan sencillo, pero el propio autor lo trata como una simplificación que sirve para pensar en cómo los ciclos económicos también están influidos por el impacto de la tecnología y por sobre todo de las ideas.

La gran transformación de la economía global

El desarrollo del capitalismo provocó una transformación estructural de la economía, transformando la relación de poder y riqueza basada en la producción agrícola en una de fuerte predominio industrial.

En ese sentido, los grupos sociales que históricamente basaron su poder en la posesión de tierras como los monarcas y nobles, cedieron su posición (no sin luchar) a aquellos poseedores de capital industrial, ahora centrados en el proceso de acumulación e innovación tecnológica.

Esta lectura que hace Dalio de la gran transformación económica a nivel mundial no es una conclusión propia, hay varios historiadores que lo afirmaron antes. Uno de ellos G. D. H. Cole, que inicia su clásico libro “Introducción to economic history” analizando los cambios ocurridos a partir de la revolución industrial a partir del 1750.

La justificación para comenzar alrededor de 1750 no es, precisamente, de que entonces se produjo un profundo desquiciamiento sino que, en el país específico que se convirtió en guía de la revolución Industrial, en la segunda mitad del siglo XVIII, el ritmo del cambio económico se aceleró tanto que implicó cambios arrolladores en el modo de vida de las gentes, en relación del campo con la ciudad, en el pensamiento de los hombres acerca de la sociedad misma.

El país en que se presentó primero este profundo cambio fue Inglaterra -no la Inglaterra y Gran Bretaña como un todo, porque sólo pequeñas áreas de Gales y en Escocia resultaron seriamente afectadas en las primeras etapas. Desde Inglaterra la Revolución Industrial se extendió, para conquistar otros países; pero además, desde entonces y durante mucho tiempo después, en ninguna otra parte se transformaron de modo tan profundo los tradicionales modos de vivir. La historia de la gran transformación en sus principios verdaderos tiene que narrarse principalmente en términos de la experiencia inglesa. Más tarde otros países participan de ella, cada uno de acuerdo con su idiosincrasia.

G. D. H. Cole – Introduction to economic history

Y con esto me gustaría finalizar este artículo. La conclusión es clarísima, la evolución histórica de la economía mundial ha sido alcista en el largo plazo.

Espero te haya servido, podes hacerme las consultas que creas necesarias abajo en los comentarios. ¡Nos vemos en la siguiente publicación!


Te recomendamos ver esto:

Dejá un comentario

error: Puedes descargar este contenido de forma editable a través del formulario de descarga.