Principales características de la primera Revolución Industrial

Si te mandaron a investigar sobre la revolución industrial este es el artículo que estas buscando. Aquí encontrarás lo más importantes. Vamos a empezar por algunos conceptos y características de la revolución industrial.

Principales CARACTERÍSTICAS de la primera REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

¿A que se denomina revolución industrial?

No existe una definición única a la hora de hablar de revolución industrial, y hasta hoy en día este tema forma parte de arduos debates entre los historiadores. Sin embargo, podemos identificar algunos puntos que nos ayuden a orientar nuestra mirada en el tiempo.

Se puede decir que la revolución industrial fue una serie de cambios económicos que transformaron la sociedad europea. Esto produjo, por ejemplo, una súbita aceleración en el ritmo de la actividad productiva, una nueva sociedad comenzó desarrollarse en torno a la producción de tipo mecánica. Durante este periodo se dieron cambios revolucionarios en los métodos técnicos de fabricación de algunos bienes manufacturados.

Aparece entonces el sistema fabril y la disciplina del trabajo. Y este conjunto de cambios tuvo repercusiones en todos los aspectos de la vida humana. Es decir, en lo económico como anteriormente mencionaba y en lo político, social y cultural. La Revolución Industrial contribuyó al desarrollo del CAPITALISMO.

Cada historiador pone su foco de atención en aspectos distintos y muchos difieren debido a su escuela historiográfica. Obviamente, no dejen de comentar sus dudas o solicitudes.

Una de las principales características de la revolución industrial es que se trató de un proceso global. Si bien el término “global” no está claramente definido, los cambios que produjo la revolución industrial fueron de alcance mundial. Es bien conocido que comenzó en Inglaterra, pero desde allí se fue difundiendo por el resto de Europa continental, los Estados Unidos y Asia. Con el pasar del tiempo los países se tornaron inevitablemente industriales en su gran mayoría, a pesar de que esta no sea una característica que defina todas las economías nacionales.

¿En qué siglo fue la revolución industrial?

La revolución industrial no se dio en una fecha determinada, de hecho es bastante dificultoso atribuirle un año en particular. Pero podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que todo este conjunto de cambios comenzaron a gestarse a fines del siglo XVIII y que para mediados del siglo XIX ya eran claramente visibles e identificables sus características principales.

¿Cómo surgió la revolución industrial?

Podemos identificar un sin número de antecedentes de acuerdo a que aspecto de la sociedad estemos mirando, sin embargo creo que es necesario destacar algunos por sobre otros.

Por ejemplo, en el aspecto político en Inglaterra ya a mediados del siglo XVII se habían efectuados cambios que posibilitaron la ampliación de algunas atribuciones participativas de la sociedad. Con estas reformas la burguesía (todavía incipiente) comenzaba a ver reflejadas algunas de sus aspiraciones en el plano político y económico. En este último por ejemplo, podemos nombrar los famosos enclosures o cercamiento de tierras que permitieron el desarrollo de la gran propiedad privada sobre la tierra, y por otro lado dejaron a muchos campesinos sin los beneficios de las tierras comunales. Este tema en particular da para mucho.

La revolución agrícola:

Otra condición que en Inglaterra se convirtió en necesaria para el salto industrial, pero que en otros países no fue necesariamente así fue: la “revolución agrícola”. Es decir, el salto cualitativo que dio el campo en términos de productividad. Esto se debió a la serie de innovaciones tecnológicas que los ingleses fueron aplicando en el trabajo agrario y que lo tomaron de sus vecinos continentales los holandeses.

Esto produjo un incremento poblacional muy importante que generó mano de obra y por sobre todo demanda de bienes manufacturados, la cual fue ampliamente capturada por la revolución industrial.

¿En qué país se inició la revolución industrial?

Surgió en Gran Bretaña, ya que para la época poseía algunas características que la situaban como la mejor candidata para un desarrollo de esta envergadura.

  • Gran Bretaña es una isla, y por tanto cuenta con una ventaja estratégica en término de protección a la amenaza exterior, y por tanto podía ahorrar en defensa.
  • Contaba con una amplia disposición de recursos naturales.
  • Ya había realizado reformas que fomentaban el desarrollo de la propiedad privada para mediados del siglo XVII.
  • El transporte fluvial era posible por casi todo su territorio.
  • El clima era propicio para la plantación de algodón, que se convirtió en la materia prima principal de la gran producción de hilados.
  • Y contaba con un crecimiento demográfico enorme, debido a la ya mencionada “revolución agrícola”.

Seguramente se me debe estar escapando alguna que otra característica, pero tengan en cuenta que esas son las principales. Sin embargo, no está de más aclarar que no son puntos de exclusividad u obligatoriedad para el desarrollo industrial. Es decir, hubo casos posteriores de industrialización en otros países que carecieron de muchos de los puntos anteriormente mencionados y lograron industrializarse con otros medios y por otras vías.

Deja un comentario